¿Ser SANTOS, está pasado de moda?

Escrito por el mayo 8, 2018

Seguramente si te hablamos de santidad pienses en hombres y mujeres extraños con rostros melancólicos, o pensarás, que ser santo es ser aburrido o vivir anticipadamente una vida de adulto mayor. O quizás creas que la santidad es cosa de otro siglo, cuando no había tanta diversión, internet ni whatsapp, porque hoy, con todo lo que nos ofrece el mundo, no tenemos tiempo. Dirás: «si la santidad consiste en poner cara de “bueno” todo el día, rezar y rezar, sin tiempo para otra cosa ¡no puedo ni quiero ser santo! Quiero disfrutar de la juventud, vivir cada día como si fuera el último, disfrutar al máximo ¡y ser libre!»

Bien, ¡ahora presta atención!, pues tenemos una preciosa noticia: la búsqueda de la santidad te llevará a vivir al máximo tu juventud. ¡Todos los bautizados estamos llamados a ser santos y muy especialmente los jóvenes!
La santidad consiste en el cumplimiento de la voluntad de Dios que nos hace “plenos y felices”. No existe nada más lindo que te pueda suceder.
¡Que no te engañen, ser joven no es sinónimo de vivir en el pecado y el error!

Estamos llamados a vivir con alegría nuestros años jóvenes practicando la virtud. San Alberto Hurtado decía que «la juventud es la edad del heroísmo». Por nuestras propias fuerzas no podemos ser héroes porque no podemos ni con nosotros mismos, pero con la ayuda de Dios es posible.
El salmo 121 reza «Levanto mis ojos a los montes, ¿quién me ayudará? La ayuda me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra». Empecemos el día repitiendo y creyendo de verdad lo que San Pablo decía:
«Todo lo puedo en Cristo que me fortalece».

Seamos jóvenes de oración y conocedores de las Sagradas Escrituras. Rezar no está pasado de moda ni es aburrido. Orar es entrar en diálogo con tu Padre que te conoce, te pensó desde la eternidad y tiene un plan para ti. Anímate a preguntar: «Señor, ¿qué quieres que yo haga? ¿Qué has pensado para mi vida?» Pero te advertimos querido lector, que Dios se lo toma muy en serio, así que prepárate con entusiasmo para la respuesta.

Entonces ¿es posible ser joven y encontrar la felicidad cumpliendo los mandamientos? ¡Claro que sí! Es una preciosa aventura de amor. Tenemos la posibilidad de cambiar nuestra vida y la de los demás. Podemos hacer mucho bien, pues a este mundo le falta Cristo, y nosotros tenemos la misión de anunciarlo, de llevarlo a todas partes, a nuestros hogares, a nuestros centros de estudio y grupos de amigos.

 

Fuente: Maria Agustina Patrone, revista El buen Combate

 

Etiquetado como:

Current track

Title

Artist