Objetivos

 

El objetivo principal de Radio María, en palabras de Juan Pablo II, es la “nueva evangelización” (cf. la encíclica Redemptoris Missio), y los cristianos a crecer en la fe y el camino de la santidad. Ante esto, la radio también combina gestos de participación y promoción social con un alto valor educativo, por ejemplo, con motivo de la misa de Domingo de Ramos de 2012 (el 01 de abril ) Radio María transmite desde la prisión en Forlí.

 

La radio consiguió que muchos comerciantes de la ciudad ofrecieran sus productos de forma gratuita a los presos, incluyendo también una distribución de pizzas que era la ausencia de ciertos productos de carne de cerdo, los prisioneros son musulmanes.


Identidad de Radio María

 

En el panorama radiofónico Radio María tiene su identidad concreta, que la distingue en cualquier parte del mundo y que se ha delineado a lo largo del tiempo, permaneciendo fiel a su inspiración originaria. Los elementos constitutivos de la identidad de Radio María son un patrimonio valioso que hay que custodiar y desarrollar.

 

El amor por la Madre de Dios es el alma de Radio María Radio María nació y se difundió en Italia y después en los cinco continentes bajo el impulso del amor por la Virgen. Sin un amor filial por la Madre de Dios y la Madre de la Iglesia, Radio María sería una realidad inexplicable. El deseo de ayudar a la Sierva del Señor en la obra de la salvación de las almas es el origen de Radio María y es el manantial del que brotan siempre nuevas energías. Si se desvaneciera el amor por la Virgen, Radio María se marchitaría como una flor sin agua.

 

El mismo nombre “Radio María” quiere indicar una identidad y una pertenencia. Indica una emisora que se inspira en la Santa Virgen y se pone a su servicio. En la solemnidad de la Anunciación todas las Radios María del mundo renuevan su consagración a la Virgen. La Radio, un instrumento al servicio de María Dios elige los instrumentos más simples para encontrar a los hombres. Ha usado el libro para comunicar su Palabra y la predicación para difundirla.

 

La Radio se pone en la perspectiva de la difusión de la palabra. De hecho, el instrumento radiofónico es el portador de la voz que llega a los oídos de quien escucha directamente desde la boca de quien habla: “fides ex auditu”, la fe nace de la escucha, (Rm 10,17). El anuncio de la Palabra de Dios es el gran medio usado por Jesucristo y por los apóstoles: “id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda la creación: el que crea y sea bautizado se salvará” (Mc 16,15).

 

La Radio es un medio fácil y eficaz para propagar el evangelio. La evolución tecnológica la ha convertido en un instrumento de difusión que alcanza a las personas donde quiera que estén. La Radio es, por su naturaleza, un instrumento misionero. La voz llega hasta el corazón y lo interpela. La centralidad de la Radio no excluye, sino que valoriza los medios auxiliares de comunicación social que la innovación técnica propone.

 

P. Livio Fanzaga